Blog

Tipos de bisagras

Aunque muchos no lo tengan en cuenta, existe una amplia variedad de bisagras que podemos instalar en nuestra vivienda de acuerdo a las necesidades que tengamos, y conviene conocer todos sus detalles para realizar la elección precisa.

¿Qué es una bisagra?

En principio, tenemos que decir que una bisagra no es otra cosa que herraje que posee 2 piezas unidas entre ellas mediante un eje, de modo que las piezas puedan girarse, pero sin separarse. Casi siempre, podemos ver bisagras en nuestra casa en los muebles o puertas. Vamos, entonces, a conocer algunos modelos de bisagras que deberías conocer.

Bisagras de libro

Las bisagras son algunas de las más habituales. Son realmente sencillas y cualquiera sabe cómo usarlas, por lo que suelen aparecer en muchos muebles y puertas. De todos modos, las hay cincadas, rústicas, etc.. Eso sí, todas tienen en común que se abren en forma de libro, como su nombre bien lo indica en estos casos.

Bisagras de piano

En segunda instancia tenemos las bisagras, que destacan por su parecido con las anteriores. La única diferencia sustancial es que las de piano son mayores en cuanto a dimensiones que las de libro. Por eso estas bisagras son más fuertes que las anteriores.

Bisagras desmontables

Como su nombre bien lo indica, las bisagras desmontables son una opción perfecta sobre todo para aquellos usuarios que sepan que van a querer quitarlas llegado el momento. Gracias a su sistema, podrás quitarlas sin tener que sacarles los tornillos, lo que es una gran ventaja.

Bisagras de Pernio

Las bisagras de Pernio suelen ser la alternativa habitual de las puertas, y más que nada de las ventanas. Es decir, se recomiendan para bisagras que van a estar allí inmóviles, puesto que aunque son seguras, no son fáciles de colocar.

Bisagras invisibles

Como su nombre lo indica, las bisagras invisibles o también conocidas como bisagras ocultas, son perfectas para unir dos tableros, y conseguir que se abran en el formato libro, aunque sin dejarse ver. Bisagras sólo aptas para profesionales.

Bisagras de doble acción

Las bisagras son las que suelen usarse cuando queremos utilizar puertas de doble apertura. En efecto, en las cocinas de los restaurantes son muy habituales. Una de sus ventajas, es que estas bisagras son realmente fáciles de instalar por cualquiera.

Bisagras de cazoleta

Las bisagras suelen estar presentes en los muebles de las cocinas. Son sumamente prácticas, y cuentan con la ventaja de que en la última porción de ángulo, no hace falta empujarlas, puesto que se cierran prácticamente por inercia. Eso sí, las bisagras de cazoleta no son fáciles de instalar, y necesitarás a un profesional en este campo.

Hay bisagras de cazoleta de 3 tipos, más allá de modelos, materiales, etc.:

  • Recta: cuando la puerta sale al exterior del lateral del mueble
  • Súper acodada: cuando la puerta es sólo interior
  • Acodada: cuando la puerta se encuentra en la zona intermedia entre ambas posiciones anteriores

Bisagras de superficie

Las bisagras son bastante semejantes a las anteriores. La gran ventaja que poseen es que no hará falta realizar un fresado para poder instalarlas en nuestros muebles. De hecho, estas bisagras de superficie son de las más fáciles de instalar de todas. Quienes son aficionados al bricolaje suelen trabajar habitualmente con estas bisagras.

Bisagras para vidrio

Las bisagras para vidrio normalmente tiene forma de U. Si tenemos cristal, probablemente veremos que se utiliza este tipo de bisagras. Esto, para evitar que el cristal se salga de su posición una vez que la puerta comienza a ser abierta y cerrada habitualmente.

Otras bisagras

Por último, tienes que saber que existen otras bisagras, aunque no tan conocidas ni recomendables como las que hemos estado mencionando anteriormente.

Símbolos de ladrones para robar casas

Durante mucho tiempo, los ladrones marcaron casas para informarse unos a otros ciertas características acerca de quienes vivían en ellas, o la posibilidad cierta de dar un golpe en esos sitios. Sus símbolos se han vuelto famosos con el paso del tiempo, y hoy queremos enseñarte algunos de los más famosos, que deberías conocer, para estar alerta.

¿Dónde puedo encontrar los símbolos?

Los símbolos que los ladrones se escriben unos a otros, casi nunca son perceptibles a primera vista. Tendrás que acercarte a ellos para poder ver de qué se trata. Por supuesto, sea lo que sea, conviene que lo borres, para no ofrecer información innecesariamente.

Símbolos y significados

  • Un círculo con una X en el centro es uno de los símbolos más comunes, y significa que el dueño de casa está a punto de regresar.
  • Un círculo con un reloj en el interior indica que se puede forzar alguna puerta o ventana con una cadena.
  • Un rombo suele significar que nadie vive en la casa.
  • Un vaso sin uno de los lados, significa que es una casa fácil de robar. Es uno de los símbolos más temidos, así que revisa qué puedes hacer al respecto.
  • Una L mayúscula al revés significa que es una casa de caridad, y en teoría, a salvo.
  • Una W mayúscula indica que la casa está sola por la noche.
  • Una D con una línea debajo indica que los domingos la casa está sola.
  • El 7 y 8 rodeados con un círculo indican que la familia suele irse lejos de vacaciones, ya que estos son los meses normalmente asignados al descanso.
  • Un círculo sin más suele significar que la Policía ronda el barrio habitualmente.
  • Una cuna indica que dentro de la vivienda habita una mujer sola, es decir, una buena oportunidad.
  • Una X indica que no hay nadie en casa y el robo es sencillo.
  • Una fff indica que la vivienda tiene elementos de valor para hurtar.
  • Varios círculos seguidos indican que la puerta puede ser forzada con una palanca.
  • 3 círculos seguidos indican que la vivienda está “lista” para ser robada.
  • 5 líneas indican que no es un buen sitio para robar.
  • Un triángulo indica que la vivienda ha sido robada recientemente.

¿Cómo saben los ladrones si alguien vive en una vivienda?

Los ladrones hacen un seguimiento de los movimientos de las personas que habitan en la casa, tanto cuando entramos y salimos, como cuando permanecemos dentro del hogar, intentando conocer nuestras rutinas, horarios, o cualquier otro dato.

He visto un símbolo, ¿qué hago?

Si has encontrado un símbolo en tu casa pero no te han robado aún estás de suerte, y lo mejor que podrías hacer es borrarlo o pintar encima de él, para que el ladrón que lo ha realizado sepa que conoces sus intenciones, y para que los demás no tengan información adicional, claro.