Blog

Qué son las cerraduras embutidas

Las cerraduras embutidas aquellas que se ubican en la parte lateral de algunas de las puertas más habituales de la actualidad, como las empotradas o embutidas, Hablamos de cerraduras que cumplen su fin sin alardes, que apenas si se dejan ver. Y por eso, en este artículo queremos analizar todos los detalles respecto de las cerraduras embutidas.

¿Qué cerradura embutida comprar?

Cuando vamos a comprar cerraduras embutidas, existen algunos elementos a tener en cuenta. Primero que nada, el presupuesto. Y es que hay cerraduras embutidas económicas, hasta otras realmente costosas, que claro que son más seguras. En cualquier caso, si quieres la mayor seguridad posible, tendrás que hacer una buena inversión.

Siempre recomendamos buscar cerraduras embutidas fabricadas por marcas reconocidas, de modo que puedas dormir tranquilo por las noches. Luego, hilando más fino, es relevante que consideres el cilindro de la cerradura, como su elemento diferencial. Este cilindro debería ser antibumping, para evitar que un ladrón entre de forma tan simple.

¿Cómo instalar una cerradura embutida?

Las cerraduras embutidas podemos instalarlas nosotros mismos en muchos casos, aunque recomendamos que el trabajo lo realice un profesional. Si de todos modos quieres probar suerte, lo primero será contar con todas las herramientas del caso. Vas a necesitar un destornillador, una lima, una taladradora, un metro, una corona dentada, un formón y las cerraduras embutidas, claro.

Instalación de cerradura embutida

Con todos los elementos para instalar tus cerraduras embutidas, lo primero será revisar el sentido de apertura de la puerta. De acuerdo a si abre para un lado o el otro, tendrás que buscar una cerradura u otra, está claro.

Si tus nuevas cerraduras embutidas están reemplazando otras, verás que colocarlas es realmente sencillo, sobre todo si coinciden en medidas. Ahora bien, si no tienes una cerradura anterior, tendrás que seguir leyendo todos los detalles al respecto.

Lo primero será marcar una altura de un metro o poco más de un metro, para que la manivela quede a la altura correcta. Lo siguiente es usar la taladradora, utilizando un tope para no pasarnos. Así debes realizar los taladros necesarios. Con el formón y la lima deberás generar un hueco en la puerta, que es donde irá la caja de las cerraduras embutidas.

Cuando tengas el hueco realizado, tienes que colocar las cajas de las cerraduras embutidas. Tienes que prestar atención porque el hueco debe ser perfecto. Una vez hecho eso, tienes que instalar el bombin, para lo que vas a necesitar una corona dentada. La instalación finaliza cuando colocamos una chapa de protección y los embellecedores.

Si crees que el proceso es complicado o te faltan demasiadas herramientas de las que hemos mencionado, nuevamente vamos a recomendarte que te pongas en contacto con un profesional para que pueda darte una mano al instalar las cerraduras embutidas.

Qué es un cilindro antibumping

El bumping es una de las principales técnicas que utilizan los ladrones cuando quieren ingresar a las viviendas desprotegidas. Por eso, existen numerosas tecnologías antibumping que podemos tener en cuenta para conseguir que nuestro hogar esté más protegido. En esta ocasión, queremos hablar acerca del sistema de cilindro antibumping, en detalle.

¿Qué son los cilindros antibumping?

El cilindro antibumping representa una variedad de cilindros que ha sido desarrollada para impedir que los ladrones puedan ingresar a las viviendas con esta técnica de moda, el bumping. Así, la probabilidad de que nos roben es mucho menor. Sin embargo, hay más de un modelo de cilindro antibumping, así que deberías seguir leyendo para conocerlos todos a fondo.

¿Cómo puedo saber si la cerradura es antibumping?

Si no sabes si tu cerradura tiene un cilindro antibumping, debes buscar el modelo y fabricante por Internet, para conocer todas sus características. Si no encuentras esa información, tienes que llamar a un cerrajero profesional para que te de una mano.

Ahora bien, si no tienes este sistema de seguridad y quieres instalar un cilindro antibumping, es conveniente que aproveches el procedimiento para colocarle un escudo reforzado también. Así evitarás que el ladrón vea la marca de la cerradura. Cualquier medida de seguridad que acompañe al cilindro antibumping es importante en estos casos.

¿Todos los cilindros antibumping son iguales?

Claro que no. Hay más de un modelo de cilindro antibumping, decíamos, y en efecto, son muchas las marcas que se dedican a su fabricación, un detalle no menor. Un cilindro antibumping con un sólo pitón no tiene nada que ver con uno que tenga 8 pitones. Cuantos más pitones tenga el cilindro antibumping, más seguro será, por supuesto.¡

Bumping

Tener un cilindro antibumping, una cerradura antibumping, es sumamente importante. Pero como los métodos de los ladrones avanzan junto con el paso del tiempo, si conseguimos una cerradura anti ganzúa, anti taladro, anti extracción y anti rotura, podremos dormir aún mucho más seguros, así que deberías buscar una que cumpla estos requisitos. Incluso, no es mala idea buscar una cerradura con sistema de llave anticopia, para evitar estos problemas.

Recomendación para comprar un buen cilindro antibumping

Si vas a comprar un cilindro antibumping, verás que existen muchas variantes en el mercado, aunque efectivamente hay diferencias marcadas entre ellos. Cuantas más medidas de seguridad incluya el cilindro antibumping, mejor en estos casos.

¿Cuánto cuesta un cilindro antibumping?

Es difícil ofrecer un precio exacto de un cilindro antibumping. El modelo y la seguridad que éste pueda ofrecernos son algunos factores decisivos al respecto. De todos modos, tienes que saber que un cilindro antibumping tiene un coste cercano a los 25 euros. Ahora bien, uno realmente seguro puede rondar los 150 o 200 euros sin problemas.

Más allá de eso, nos parece importante destacar que al momento de instalar un cilindro antibumping conviene ponerse en manos de un cerrajero profesional y no estar intentándolo uno, ya que una cerradura mal colocada es igual que una cerradura que nunca fue colocada.